lunes, 6 de febrero de 2012

Historia 7 (Nuño)


En la Escuela de Aplicación de Infantería de Marina de San Fernando formábamos al final del día delante de la Compañía y pasaban lista para comprobar que estábamos todos. Al oír nuestro nombre decíamos con voz potente "¡PRESENTE!". Había un tal Nuño, de Valencia, que no le salía demasiado fuerte. Por tres veces lo nombró el teniente y nada, que no había potencia; a lo que el teniente le preguntó: "¿Qué pasa, es que no tiene cojones?". Y Nuño le contestó: "¡Cojones sí tengo, mi teniente, lo que no tengo es voz!" Fue uno de los momentos más hilarantes de mi vida, pero Nuño lo pagó con un arresto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario